Lo que debes saber sobre el Altar de Muertos

Autor: Profeco

0
202

El mexicano tiene una forma muy particular de ver la muerte, por lo regular, la actitud que toma ante ella es desafiante, incluso provocativa y hasta de burla. Sin embargo, esta postura también puede interpretarse como un comportamiento que esconde tras bambalinas el profundo miedo y respeto que siente por ella.

Una de las formas en las que el mexicano se relaciona con la muerte se puede apreciar claramente en el uso del lenguaje, pues se han inventado una gran variedad de palabras para referirse a ella: la huesuda, la flaca, la tilica, la pelona, la dientuda, la patas de hule, etc., mientras que para referirse a la acción de morir se usan términos como petatearse, pirar, entregar el equipo, colgar los tenis, estirar la pata, o expresiones como “ya se lo cargó el payaso”.

Otro de los espacios donde se desafía a la muerte es en la música popular mexicana. Ejemplo de ello es la canción “Cerró sus ojitos Cleto” de Chava Flores, donde el autor retrata la forma de ser del mexicano y presenta a la muerte de una manera relajada y burlona.

Aunque la forma de celebrar el Día de Muertos en nuestro país se ha diversificado, gran parte de la población conserva sus costumbres y tradiciones de ofrendar a sus muertos dentro de un marco religioso.

De acuerdo con información de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la fiesta dedicada a los muertos está profundamente arraigada en la vida cultural de los pueblos indígenas de nuestro país, probablemente esta sea la razón por la cual dicha tradición persiste hasta nuestros días y por lo que es una de las celebraciones de mayor relevancia en nuestra tierra.

Esta tradición originalmente formaba parte de las Obras Maestras del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad de la UNESCO. Sin embargo, a partir de 2008 se encuentra inscrita en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

ORIGEN DE LA TRADICIÓN DEL DÍA DE MUERTOS

La celebración del Día de Muertos es una tradición milenaria, que se remonta a la época prehispánica. Por lo menos data desde hace tres mil años, pues según información del otrora Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) existen registros de este tipo de festividades en las etnias mexica, maya, purépecha y totonaca, entre otros.

El festejo que se hace en remembranza de los muertos radica primordialmente en la creencia de que las almas de los difuntos regresan del otro mundo para convivir con sus familiares, pues para los mesoamericanos la muerte sólo era el paso a otro plano de nivel superior, por lo que se les enterraba acompañados de ofrendas con objetos que en vida habían utilizado y con aquellos que les pudieran servir en su paso por el inframundo.

El culto que rendían los indígenas a los muertos era tan importante que las festividades duraban dos meses. Uno era dedicado a la celebración del Miccailhuitontli o fiesta de los muertitos, en el mes de julio, y el otro en agosto, Ueymicailhuitli o de los muertos grandes, según el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). En estas fiestas la gente acostumbraba a poner altares con ofrendas en honor de sus difuntos.

Uno de los ritos que hacían en estas festividades era ofrendar los llamados tzompantli, los cuales eran hileras de cráneos de las personas sacrificadas en honor a los dioses, ensartados por perforaciones que se les hacían en los parietales.

Los españoles, al ver estos ritos se espantaron y prohibieron estas prácticas, y en un intento de convertir a los indígenas, las hicieron coincidir con las festividades católicas del Día de Todos los Santos y Todas las Almas. La celebración del Día de Muertos en la actualidad, provine de esta mezcla entre las costumbres prehispánicas y las españolas, según el comunicado 2379 “El culto a los muertos en México, una celebración ancestral” de Conaculta.

ORIGEN DE LAS OFRENDAS

Las ofrendas son parte esencial de la festividad del Día de Muertos, también conocida como Fieles Difuntos y se divide entre los difuntos chiquitos y los adultos, ya que no se les ofrendan los mismos elementos. A los niños se les coloca dulces, chocolate, juguetes y comida sin picante; a los adultos se les consiente con alimentos que les gustaban en vida y algún otro gusto como bebidas alcohólicas y cigarrillos, según el artículo “Altares indígenas en Día de muertos” de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI).

El festejo de esta tradición en algunos lugares del país comienza, por lo general, el 31 de octubre y termina el 2 de noviembre, de acuerdo con las costumbres de cada región.

El altar se coloca para ofrendar de manera personal a los seres queridos que ya han muerto y de esta manera recibirlos, pues se cree que vienen a visitarnos. Los elementos que conforman la ofrenda son una manera de complacer sus gustos gastronómicos y de que vuelvan a gozar de los placeres mundanos.

Por lo regular, la ofrenda se instala sobre una mesa adornada con un mantel blanco, en la que se colocan los elementos que la conforman.

ELEMENTOS QUE CONFORMAN LA OFRENDA

En la actualidad los altares del Día de Muertos contienen muchos elementos que confirman las costumbres que nuestro pueblo conserva desde hace siglos. No sólo existe esta diversidad de componentes, sino también una gran pluralidad de ofrendas, pues en México cada región tiene su propia manera de ofrendar y dar culto a los muertos.

A continuación, te mostramos algunos de estos elementos y sus significados, pues realmente no hay un límite en los productos que componen la ofrenda:

Elementos comunes en ofrendas

 

Elemento

Significado

1

Mantel blanco Símbolo de la pureza y de la alegría.

2

Agua Mitigar la sed de los difuntos y lavarse las manos.

3

Sal Elemento de purificación, sirve para que el cuerpo no se corrompa en el viaje.

4

Velas y veladoras Luz para iluminar su camino a su antigua morada.

5

Copal e incienso Se utiliza para limpiar el lugar de energías negativas, para que el alma pueda entrar.

6

Calaveras de azúcar Representan la réplica de los cráneos humanos, altar utilizado por las culturas mesoamericanas: tzompantli.

7

Papel picado Representa al aire y añade un toque festivo a la ofrenda.

8

El izcuintle Perrito de juguete que guía para cruzar el río que los separa de la tierra de los muertos.

9

Flores Alhelí y la nube representan pureza y ternura. Se le pone a los niños difuntos.
Cempasúchil su color representa al sol, que guía el alma del difunto.

10

Bebidas alcohólicas y cigarros Se ponen para los difuntos adultos que acostumbraban a fumar y beber. El licor es para que las almas que vienen recuerden los grandes momentos que vivieron con gran alegría.

11

Comida Festejar a los difuntos que nos visitan. Se acostumbra a ofrecer comida típica mexicana como el mole con pollo, el arroz y los frijoles.

12

Gollete y cañas Se relaciona con el tzompantli: los golletes son panes en forma de rosca que se ensartan en las cañas. Los panes representan los cráneos y las cañas las varas donde se colocaban.

13

Pan de muerto Representa los sacrificios humanos que realizaban las culturas prehispánicas.

14

Dulces típicos Se ofrendan para recibir a los niños o “angelitos”, pueden ser de azúcar, alfeñique, amaranto, etc. En esta temporada es muy común hacer calabaza en tacha.

15

Petate Se emplea para que las ánimas descansen.

16

El retrato Sugiere el ánima que nos visitará.

17

Cruz de ceniza Ayuda a las ánimas a expirar sus culpas pendientes.

 


Fuente: “El culto a los muertos, costumbre que se remota a la época prehispánica”, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), www.conaculta.gob.mx y “Ofrendas de día de muertos”, Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), www.cdi.gob.mx, consultados el día 19 de octubre de 2012.

Sin duda, existe una gran variedad de objetos que se emplean para rememorar y ofrendar a los fieles difuntos. Sin embargo, algunos son esenciales e imprescindibles para recibir a las ánimas: agua, sal, velas veladoras, copal, incienso, flores, petate, izcuintle, pan, gollete y cañas. De acuerdo con el artículo “Ofrendas de día de muertos” de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), si faltara uno de estos elementos se pierde, aunque no del todo, el encanto espiritual que conlleva la herencia religiosa de la mezcla cultural entre las costumbres españolas e indígenas.

Así que toma nota de los elementos indispensables para elaborar tu ofrenda y tu presupuesto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here